Tu primer año, Samuel

Tu primer año, Samuel

Llegaste a tu primer año tambaleándote a la Frankenstein, recorriendo uno que otro metro a trompicones pero sin ayuda, demostrando que tu edad no ha llegado en vano, que vas dando pasitos hacia tu independencia.

Me parece increíble pensar que han pasado poco más de 365 días desde que llegaste sin aprehensión a mis brazos torpes y mis manos ignorantes.  Eras tan pequeño que me cuesta creer que esos pies regordetes que ahora te apoyan en tus primeras excursiones cupieran entre mis dedos sin mayor esfuerzo.

Has avanzado, aprendido día a día, y nosotros te hemos seguido más a punta de instinto que de consejos. El tiempo corre contigo sin tomar respiro, tan rápido que al comienzo casi me quedo atrás en tu carrera, así que hoy paso mis días guardándote en mi memoria mientras por tu parte también vas registrando en la tuya. Enseñamos y aprendemos, nos enseñamos y nos aprendemos. Y me llena de emoción y alegría imaginar cómo llegarás a tu segundo año de vida; y me lleno de melancolía por esos pasos tuyos que no volverán.

¡Feliz primer año de vida, hijo!

Anuncios

Vampiros, cuenteros y Día de los Muertos


Con un vampirín colgado, apoyado en nuestros brazos, ayer celebramos nuestro primer Halloween de tres. A causa de la posición geográfica, no tuvimos ni fiestas con personajes varios ni “trikitrikis”, pero nos tomó desprevenidos lo contentos y llenos que el 31 nos iba a dejar.
Pasamos la tarde celebrando a la mexicana (versión anglo), en medio de calaveras coloridas, muertitos y mariachis, conociéndonos un poco más como familia. Samuel nos sorprendió mientras señalaba sonriendo algunas vasijas antiguas del museo, y por primera vez, en vez de pensar en su futuro, nos preguntamos por su pasado: quizá su alma ha llegado viajera y aprendida a continuar con su camino a la sabiduría, desde Babilonia, Atenas, Roma, ¡quién sabe! O quizá la fascinación por esos objetos históricos ha venido de algún trazo de su yo escondido, escrito desde el vientre, aún por emerger.  Seguir leyendo “Vampiros, cuenteros y Día de los Muertos”